Llama Ombudsman a enfrentar intolerancia y xenofobia en el mundo
28
Mar, Mar
11 New Articles

Llama Ombudsman a enfrentar intolerancia y xenofobia en el mundo

Luis Raúl González Pérez/Archivo

Nacional
Typography

México. El titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, convocó a los organismos internacionales y a las instituciones nacionales en esta materia a enfrentar el reto del resurgimiento del discurso de odio, que representa la más alta prioridad para el mundo.

En el marco de la 30 Asamblea General de la Alianza Global de Instituciones Nacionales de Derechos Humanos (GANHRI), que se lleva a cabo en Ginebra, Suiza, expuso que ese discurso pone en riesgo el reconocimiento de la dignidad humana y los derechos iguales e inalienables que corresponden a toda persona.

Al participar en el panel Factores que contribuyen al clima de violencia, llamó a retomar con vigor los postulados de la Declaración y el Programa de Acción de Durban, para que desde las instituciones nacionales de Derechos Humanos se impulse una plataforma para luchar contra la discriminación, la xenofobia y la intolerancia.

Así como para que se promueva una cultura de respeto a la multiculturalidad y mostrar la riqueza y valor de vivir y convivir en la diversidad.

“El siglo XX se caracterizó por la intolerancia y el enorme dolor que le causó a la humanidad; estamos a tiempo de revertir esta tendencia y de hacer del siglo XXI el siglo de los derechos humanos. El respeto y el reconocimiento a las diferencias no es una utopía, es una realidad posible y también tenemos muestras de ello”, anotó.

En su ponencia sobre El rol de las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos ante el Discurso de Odio, destacó que este tema que se creía residuo del pasado “cobra actualidad y vigencia como una renovada retórica que degrada, intimida, promueve prejuicios e incita a la violencia contra personas y colectivos”.

Es decir, ya no sólo por motivos de raza sino, fundamentalmente, por diferencias culturales basadas en la nacionalidad, la condición social y económica, las preferencias sexuales o las convicciones religiosas.

González Pérez subrayó que la promoción del discurso transgresor de la actualidad se ensaña con los grupos en mayor situación de vulnerabilidad, como los migrantes y refugiados, toda vez que, desde las más altas esferas del poder, se promueve un rechazo extremadamente violento en su contra.

“Desde la lógica de los derechos humanos —enfatizó— hemos aprendido que un prejuicio lleva a la discriminación; la discriminación, a la persecución, y la persecución, al exterminio”.

Luego de referir que el racismo, la xenofobia y las nuevas formas de exclusión y discriminación responden, como antaño, a la construcción simbólica, que no real, de un “enemigo”, recordó que el discurso de odio dejó como dolorosas lecciones en el siglo XX dos guerras mundiales y tres genocidios, como el ocurrido en Ruanda, donde la mitad de la población exterminó a la otra mitad.

Ante representantes de más de 100 instituciones miembros de la GANHRI, reunidos en el Palacio de las Naciones, González Pérez se pronunció por propiciar un diálogo civilizatorio como sustento que da cuerpo y contenido a la Agenda 2030 sobre Desarrollo Sostenible, para que “nadie quede atrás, que nadie quede excluido”.

Puntualizó que la diversidad cultural debe adoptarse como característica permanente que enriquece y recrea nuestra humanidad en lo individual y a nuestras sociedades conformadas por la multiculturalidad.

En este panel participaron también Magali Lafourcade, secretaria general de la Comisión Nacional Consultiva de los Derechos Humanos de Francia; Bongani Majola, presidente de la Comisión de Derechos Humanos de Sudáfrica, y Sima Samar, presidente de la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán.

El evento fue presidido por Chemuta Divine Banda, Presidenta Regional para África de la GANHRI y Presidenta de la Comisión de Derechos y Libertades Humanos de Camerún, y moderado por Félix Kirchmeier, Director de Estudios Políticos de la Academia de Ginebra.

Lo último