Ejército sirio arrebata a yihadistas histórica ciudad de Palmira
30
Jue, Mar
44 New Articles

Ejército sirio arrebata a yihadistas histórica ciudad de Palmira

La ciudad de Palmira/Archivo

Asia, África y Oceanía
Typography

Damasco. El Ejército sirio, con el apoyo de Rusia, recuperó hoy la histórica ciudad de Palmira que estaba en manos del grupo extremista Estado Islámico (EI) desde diciembre pasado, pero en su retirada los yihadistas minaron diversos puntos de la urbe.

La mayoría de los combatientes del EI se retiró de la ciudad monumental de Palmira ante la ofensiva del ejército sirio, sin embargo el ejército sigue con las tareas de desminado en los suburbios, reportó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Londres pero que cuenta con activistas en Siria.

Las fuerzas sirias entraron a Palmira desde el sur y suroeste del país, después de instalarse en campos y colinas alrededor de la ciudad, en una ofensiva lanzada desde el oeste del casco urbano.

Los aviones y helicópteros de Rusia, aliada del régimen de Bashar al Assad, apoyaron la ofensiva siria para liberar la ciudad, bombardeando zonas controladas por los yihadistas.

El ministro ruso de Defensa, Serguei Shoigu, informó al presidente Vladimir Putin que las fuerzas sirias había expulsado a los yihadistas del EI de Palmira, ciudad declarada patrimonio mundial de la humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

La ciudad de Palmira, joya arqueológica en el centro de Siria y que tiene más de dos mil años de antigüedad, cayó en manos del EI por primera vez en mayo de 2015.

En marzo de 2016, el EI fue expulsado de la ciudad por el ejército sirio y sus aliados, pero los yihadistas volvieron a ocuparla en diciembre pasado.

Durante su dominio, los yihadistas dinamitaron los templos de Bel y Bal Shamín, el frente escénico del teatro romano, el taetrapilón, el arco del triunfo y numerosas estatuas del museo de la ciudad, acciones que fueron consideradas como "crímenes de guerra" por la UNESCO.

Palmira fue en los siglos I y II d.C. uno de los centros culturales más importantes de la época y punto de encuentro de las caravanas en la Ruta de la Seda, que atravesaban el desierto del centro de Siria.