Inician juicio en Brasil que podría derribar al presidente Temer
30
Dom, Abr
0 New Articles

Inician juicio en Brasil que podría derribar al presidente Temer

Michael Temer, presidente de Brasil/Notimex

América
Typography

Río de Janeiro. La Justicia electoral brasileña inicia mañana el juicio contra el actual presidente de Brasil, Michel Temer, y la expresidenta, Dilma Rousseff, por un supuesto uso de dinero ilícito en el pago de gastos de la campaña conjunta en las elecciones presidenciales de 2014, un proceso que amenaza con reactivar la inestabilidad política en el país.

El proceso judicial en el Tribunal Superior Electoral (TSE) comienza mañana y, aunque se desconoce por el momento los plazos para la sentencia, puede acarrear la anulación del mandato del actual presidente brasileño, si se demuestra que Temer y Rousseff (aliados en la elección de 2014) cometieron irregularidades financieras.

El sumario está bajo secreto de la Justicia, pero algunas filtraciones señalan que tanto el juez instructor del caso como el fiscal electoral recomendaron la anulación del mandato y la inhabilitación política de Rousseff por ocho años, ante las sospechas de que los partidos políticos de ambos –aliados hasta el ‘impeachment’ de 2016- usaron dinero ilícito procedente de la corrupción para pagar gastos de campaña.

El TSE investiga desde octubre de 2015 si se usó dinero ilícito procedente de la corrupción destapada por la Operación Lava Jato –la mayor trama de desvíos de dinero público revelada en Brasil hasta la fecha- para sufragar gastos de la campaña presidencial

Si la mayoría de los siete jueces del TSE votan a favor de la anulación del mandato, Temer perderá el puesto, y la Cámara Baja elegirá por comicios indirectos un nuevo presidente que guíe al país hasta las elecciones generales de 2018.

No existe un plazo previsto para emitir un veredicto al respecto, y algunos expertos advierten de que el proceso podría demorarse durante meses, quizá hasta después de terminado el mandato de Temer, quien asumió en mayo de 2016 y debería seguir en el poder hasta 2018.

Sin embargo, el juicio y las eventuales revelaciones corruptelas en el sumario –que se producen apenas un año después de la turbulencia por el juicio político a Dilma Rousseff- amenazan con reactivar la crisis política que vive el gigante sudamericano desde prácticamente inicios de 2015.