"Enfrió" Stephen Harper relaciones diplomáticas México-Canadá
28
Mar, Mar
0 New Articles

"Enfrió" Stephen Harper relaciones diplomáticas México-Canadá

América
Typography

*La causa fue el gran número de peticiones de refugio por parte de mexicanos, muchas de ellas injustificadas, que tenían un alto costo para Canadá.

Toronto. El 13 de julio de 2009 el gobierno canadiense del conservador Stephen Harper anunció la imposición de visa a los mexicanos, aunque dio 48 horas de gracia para los viajeros que volarían ese día y el siguiente.

El sorpresivo anuncio fue una sacudida a las relaciones diplomáticas entre Canadá y México, que fueron replegadas al nivel más bajo durante seis años, y que afectó una de las más importantes reuniones de mandatarios de Norteamérica.
La razón de imponer la visa a uno de sus dos socios comerciales del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, según justificó el entonces primer ministro Harper, fue que México se convirtió en el primer país con el mayor número de peticionarios de refugio a Canadá.
En 2009, alrededor de ocho mil solicitudes de refugio eran de mexicanos, la mayoría de las cuales eran rechazadas por falta de pruebas, pero el costo de mantener a estos peticionarios mientras se concluía su caso era elevado para el presupuesto federal.
El gobierno canadiense reconoció que su sistema de refugio carecía de mecanismos expeditos para procesar las solicitudes, las cuales se podían prolongar hasta cinco años en alcanzar una conclusión.
En reuniones internacionales y visitas a México, el entonces primer ministro Harper dejaba entrever que el asunto de la visa sería analizado, pero nunca concretó nada al respecto, tan sólo agregó a México a la lista de “países seguros”, a fin de minimizar la fuerza de las solicitudes de asilo.
Con la imposición de la visa dejaron de venir miles de mexicanos, lo que impactó negativamente al turismo nacional, que reportó un 40 por ciento menos de estos turistas.
En 2008 llegaron a Canadá 257 mil mexicanos, pero para 2009 la cifra cayó a 161 mil visitantes, y para 2010 el volumen bajó hasta 116 mil.
Ante las presiones del gobierno de México, su contraparte canadiense fue flexibilizando su complicado formato de visa, que incluía cinco cuestionarios.
Incluso introdujo en 2014 el programa CAN+, según el cual los ciudadanos mexicanos que hubiesen viajado a Canadá o a Estados Unidos en los últimos diez años, eran elegibles para el procesamiento acelerado de la solicitud de visa.

"Aun así, la visa seguía siendo un irritante de la relación bilateral hasta que llegó a ser condicionante para la visita del mandatario mexicano a tierras canadienses.
La Cumbre de Líderes de América del Norte, que debió realizarse en Canadá en febrero de 2015, fue cancelada por el primer ministro Harper, quien mantenía una fría relación con sus contrapartes de México –por lo de la visa- y Estados Unidos, por el rechazo de Barack Obama al proyecto del gasoducto Keystone XL"

Con un trámite menos complicado, el número de turistas mexicanos a Canadá comenzó su cuesta hacia arriba en los últimos años. En 2013 vinieron 156 mil mexicanos, en 2014 llegaron 180 mil y en 2015 fueron 221 mil, según cifras del órgano oficial de Estadísticas Canadá.
Con el cambio de gobierno en Canadá, de conservador a liberal, se abrió una nueva página para el irritante tema de la visa. Desde su campaña el candidato Justin Trudeau prometió que si llegaba al poder quitaría el requisito migratorio.
Al tomar el poder hace un año ratificó su promesa, la cual cumplió al anunciar, en el contexto de la visita oficial del presidente mexicano Enrique Peña Nieto en junio pasado, que a partir del 1 de diciembre los mexicanos ya no necesitarían visa para entrar a este país.
A pesar de ser un país de fronteras abiertas, Canadá mantiene un sistema migratorio que le permite filtrar a inmigrantes que eventualmente pudieran quedarse en el país en forma ilegal.

"Con excepción de Estados Unidos, todos los demás países libres de visa deben completar la Autorización Electrónica de Viaje (eTA).
La eTA es un trámite más sencillo que la visa, cuesta siete dólares canadienses (107.51 pesos) y se realiza en forma electrónica. Está vinculada al pasaporte y es válida durante cinco años o hasta que el pasaporte caduque, lo que suceda primero"

A fin de hacer más expedito este trámite, el gobierno canadiense activó desde el pasado 25 de noviembre la posibilidad de que los viajeros mexicanos pudieran hacer este trámite en línea (www.canada.ca/eta), bajo la condición de usar esta autorización a partir del 1 de diciembre.
La visita oficial del mandatario mexicano a Ottawa, Toronto y Montreal, en junio pasado, y la eliminación de la visa, muestran que Canadá y México viven otra etapa más cercana en su relación bilateral.
Sin embargo el ministro de Inmigración y Ciudadanía de Canadá, John McCallum, ha dejado entrever la posibilidad de que si el número de solicitantes de refugio de México llega a tres mil 500 en el primer año “sin visa”, se volvería a imponer el requisito para frenar esta migración.