En México los corredores inician de manera tardía
28
Mar, Mar
0 New Articles

En México los corredores inician de manera tardía

Deportes
Typography

México. Todos los fines de semana se organizan carreras en diferentes ciudades del país, en varias distancias y por causas y motivos diversos, pero México aún se encuentra entre los países sin tanto desarrollo en esta actividad.

En otras naciones hay una población participativa entre 10 o 15 por ciento, pero a diferencia de este país, el corredor empieza hacerlo de manera tardía. Por lo que el gran reto es ¿cómo hacer correr a los jóvenes?
Theo Husseman, director de una firma y con amplio recorrido en marcas deportivas, analizó que en México los corredores empiezan tarde. Como es el caso de Ángela Yadira Ochoa Alejo, de 65 años de edad, y de José Merced Hernández Sánchez, de 75.
“Corro, primero por salud y, segundo, porque me gusta mucho”, compartió Ochoa Alejo, quien nació el 10 de noviembre de 1951 y apenas lleva dos años con los tenis, short y playera bien puestos.
Ella inició tarde en esto del deporte, porque hace 13 años comenzó en la natación, por la sencilla razón de no saber nadar, ahora es toda una activa en esta disciplina, tanto que el pasado 21 de enero compitió en los dos kilómetros y medio de aguas abiertas en el mar, en el Puerto de Acapulco.
“Soy signo de agua, entonces, me gusta mucho el agua y no sabía nadar, y ello fue uno de mis propósitos aprender a nadar y ahora que nado, ya participo en competencia”, manifestó.
Como parte de su preparación para la natación empezó a correr y en un cumpleaños alguien le dijo: “te regalo esta inscripción de una carrera”. Ella respondió: “bueno, pues voy a correr” y participó en 10 kilómetros y desde entonces es una asidua concurrente a estas pruebas.
“El deporte nos ayuda a estar sanos, a conservarnos con mucha energía durante todo el día, además es muy agradable estar con tanta gente. La recomendación es que hagan ejercicio, aunque sea caminatas de 10 minutos y le vayan incrementado, además de una buena alimentación”, aconsejó.
Ella no subió al podio en la carrera “The Flash 10K”, pero su gratificación es otra, “para mí lo más importante es lo que hago, el tiempo que hago, lo demás es un aliciente, un estímulo, pero no es mi objetivo que me den mi primer lugar. Vengo a ejercitarme”.
Ángela Yadira es pediatra y siente que predica con el ejemplo ante sus niños y algunos ya se animan a correr, porque ven sus medallas de participación y los trofeos que gana en natación, como el segundo lugar en Acapulco.
A su vez, José Merced Hernández Sánchez, de 75 años, nació en 1942 en Tlaxcala, desde los años 60 vive en la capital del país y también es una historia parecida, empezó a correr a los 62 o 63 años.
Con su rostro perlado de sudor, compartió su primera experiencia, “no me controlaba al correr, se desboca uno, pero ya ahorita con el tiempo ya agarra uno su ritmo de carrera”.
Detalló que antes arrancaba con todo lo que daba y a los tres y cuatro kilómetros se había vaciado, “hay que ir midiendo la resistencia, para llegar a la meta y cuando me falta 600 metros o medio kilómetro, ya cierro con todo. Me considero un experto porque ya voy midiendo las carreras”.
Su mayor distancia en que ha participado es el medio maratón, los 21 kilómetros, y lo corrió el año pasado, y ha participado en carreras de calle de 10, 13, 15, 18 y obviamente los 21.
Señaló que le reconforta estar con los corredores, contagiarse de la amistad y energía de ellos. “Porque luego ando entrenando solito y no es igual, y entreno en cualquier parte. Vengo de Iztapalapa, entreno allá en el Deportivo de Zapotitlán o en la Avenida Tláhuac. Donde me pueda acomodar para entrenar”.
Comparte que hacer ejercicio le genera salud, tranquilidad, estabilidad con la familia y las amistades, “me siento bien, tranquilo. A mis 75 años andar en las carreras, como que ya es para que le parara, pero ahorita ya marqué 52 minutos en los 10 kilómetros. Eso sigue y sigue”.
Cuando empezó a correr ganó uno, 10 o 12 trofeos, y ahí los tiene en su sala de primero, segundo y tercero lugares que ahora ya no los conquista, “pero lo que disfruto es la alegría de andar aquí, en la bola con los corredores, porque uno se da más ánimos, porque el que va adelante lo alcanzo, ya le hecho más ganas. Ahí se va uno correteando”.
Él también participó en la carrera “The Flash 10k”, con salida y meta en División del Norte, entre el Parque de los Venados y las oficinas de la Delegación Benito Juárez, donde también dieron sus zancadas su esposa y el hijo que le regaló la primera inscripción.
“No me arrepiento de haber empezado tarde, porque no había quien me animara”, sintetizó.