Recibe la Berlinale a cineastas mexicanos
27
Jue, Abr
25 New Articles

Recibe la Berlinale a cineastas mexicanos

Museo Martin Gropius Bau de Berlín/Archivo

Espectáculos
Typography

Berlín. El edificio  Martin Gropius Bau, de arquitectura renacentista, dejó de fungir como museo para albergar al Mercado Fílmico Europeo (EFM) en el marco del festival internacional de cine en la capital alemana, la 67 Berlinale.

Berlín.  El edificio Martin Gropius Bau, de arquitectura renacentista, dejó de fungir como museo para albergar al Mercado Fílmico Europeo (EFM) en el marco del festival internacional de cine en la capital alemana, la 67 Berlinale.

En el interior del museo se ven los grandes anuncios de "Cinema México" y en grandes letras la palabra México, junto al logo de la Berlinale, el oso erguido en sus patas traseras, así como el letrero de European Film Market.

La selección se potencia porque en el país europeo se celebra el Año Dual México-Alemania, mientras que alrededor del patio central, se encuentran a la derecha una serie de sofás que rodean a mesas cuadradas. Esos lugares llevan el nombre de México Pop-Up Offices.

Esos espacios, que asemejan a cubículos sin paredes, tienen el objetivo de albergar a los cineastas, productores y distribuidores que negocian películas mexicanas para llevarlas a sus países, además de hablar de negocios y preparar invitaciones a festivales con sus contrapartes mexicanas.

El Martin Gropius Bau es el resto del año un museo en el que se montan grandes exposiciones temporales. México ha tenido dos muy sobresalientes en los últimos cuatro años; una de ellas fue una muy completa de Frida Kahlo.

La otra gran exposición fue Aztecas, que trajo a Berlín numerosas piezas precolombinas atribuidas a ese pueblo que antes habitó una parte de lo que hoy es el territorio mexicano.Del 9 al 19 de febrero, el Martin Gropius Bau es el lugar donde se negocian los contratos para la venta de derechos y de distribución de películas en todo el mundo.

Los diferentes países de la comunidad internacional están ahí presentes con stands, de una colorida diversidad, en los que se ofrecen contactos e información para otros expositores, para visitantes y para gente de negocios.

Parte de los muros interiores del museo parecen haber sido hechos de filigrana por la riqueza de sus ornamentos en bajorrelieves que adornan los dinteles para pasar de un espacio a otro.

El edificio fue construído entre 1877 a 1881 por los arquitectos alemanes Martin Gropius y Heino Schmieden en estilo renacentista italiano.

El patio de luz, que es característico de los edificios berlineses, incluso en los más modernos, tiene numerosos estands y un café, con gran cantidad de gente en una actividad febril en medio de un barullo que se prolongará hasta el domingo 19 de febrero, cuando concluya la Berlinale.