Propondría Trump “impuesto espejo” en lugar de ajuste fronterizo
25
Mar, Abr
0 New Articles

Propondría Trump “impuesto espejo” en lugar de ajuste fronterizo

Donald Trump/Notimex

Finanzas
Typography

Washington. El presidente Donald Trump desestimó hoy la idea de un impuesto de ajuste fronterizo y señaló que prefiere hablar de un gravamen a las importaciones que sea “recíproco, equivalente o espejo” para evitar peleas con sus socios comerciales.

En una entrevista con la cadena Fox Business Network, el presidente estadunidense señaló que se inclina por considerar un concepto de reciprocidad porque existen países que cobran hasta 100 por ciento de aranceles a las exportaciones de Estados Unidos, como las motocicletas.

“Cuando escucho ajuste fronterizo quiere decir que perdemos, así que no me gusta el término ajuste fronterizo. Llamémoslo un impuesto de importaciones, un impuesto recíproco. Me gusta la idea de algo recíproco, se puede llamar un impuesto recíproco o equivalente o impuesto espejo”, dijo.

El plan del “Impuesto con Ajuste Fronterizo” (BAT), propuesto por el líder republicano Paul Ryan para castigar fiscalmente las importaciones a Estados Unidos, forma parte de un paquete de reformas que incluye además la reducción del gravamen corporativo de 35 por ciento al 20 por ciento.

Bajo el plan del liderazgo republicano, las empresas no podrían deducir el costo de sus importaciones dentro de sus ingresos, por lo cual se cobrarían gravámenes a las importaciones, pero las exportaciones quedarían exentas del pago de impuestos.

El BAT gravaría por ello el lugar donde un producto o servicio es consumido, en este caso, Estados Unidos, y no donde se ubique la empresa productora.

Pero Trump reconoció que la idea del impuesto fronterizo no ha resonado positivamente con sus socios comerciales, aunque no mencionó a ningun país en particular. “Cuando uno dice voy a cobrar un impuesto de 10 o 20 por ciento todo mundo se pone loco porque les gusta el libre comercio”, indicó.

“Cuando uno dice un impuesto recíproco, y eso no quiere decir que eso es lo que voy a hacer… nadie se puede enojar, aún los otros países si están cobrando un impuesto del 50 por ciento. Puede que no les guste pero no se van a molestar”, abundó.

Los republicanos de la Cámara de Representantes esperan que el BAT permita equilibrar los déficits comerciales históricos de Estados Unidos recolectando alrededor de un millón de millones de dólares a través de impuestos a lo largo de una década.

Pero algunos economistas han advertido no sólo que la legalidad del BAT es cuestionable, sino que el potencial beneficio fiscal a las empresas exportadoras, podría verse nulificado si la aplicación del BAT va acompañada de un fortalecimiento del dólar.

Durante la campaña presidencial, Trump apoyó la idea de un impuesto fronterizo, pero no endosó el plan específico de BAT de los republicanos. Además prometió un impuesto corporativo de sólo 15 por ciento, es decir, cinco puntos menos que el propuesto por el liderazgo republicano.

“Ni la administración ni yo hemos tomado una posición sobre el Impuesto con Ajuste Fronterizo. Lo estamos estudiando, evaluando pero aún no hemos llegado a una conclusión”, dijo el pasado 8 de marzo el secretario de Comercio, Wilbur Ross, en una entrevista con la cadena Fox Business.

Algunas de las mayores empresas de Estados Unidos, incluidas WalMart, Target y Best Buy, y otro centenar de firmas de ventas al menudeo, se pronunciaron en contra del BAT bajo el argumento de que su aplicación puede derivar en productos más costosos para los consumidores.

Entre las importaciones que potencialmente podrían ser más afectadas se encuentra el calzado y los electrónicos, así como azúcar y café.

El BAT ha sido rechazado asimismo por los demócratas en el Congreso, quienes han expresado su preocupación de que los impuestos afecten no sólo a los consumidores, sino que busquen ser utilizados en proyectos a los que se oponen, como la construcción del muro fronterizo.