Banco de México afirma que TLCAN tiene futuro con integración profunda
30
Dom, Abr
0 New Articles

Banco de México afirma que TLCAN tiene futuro con integración profunda

Agustín Carstens/Notimex

Finanzas
Typography

Dallas. El director del Banco de México, Agustín Carstens, hizo hoy una férrea defensa del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y dijo que en vez de revertir décadas de integración económica, el camino hacia adelante debe ser ahondar en los beneficios aun no explotados de la alianza.

“En lugar de revertir décadas de integración económica, el camino para moverse adelante es profundizar en los beneficios aun no explotados que se pueden obtener de un profunda integración económica”, dijo en el Simposio Inaugural del Centro México-Texas Mission Foods de la Universidad Metodista del Sur.
Carstens ejemplificó como beneficios aun no detonados, las recientes reformas estructurales en México que han abierto ciertos sectores que estaban previamente cerrados a la inversión extranjera como el petróleo y las telecomunicaciones.
Reforzar la relación bilateral entre Estados Unidos y México, dijo, significara más inversión y empleos en el sector energético de ambos países, en proyectos como refinerías en Texas para servir al mercado mexicano o granjas eólicas que se construyen en Baja California para el mercado de electricidad de California.
“Otras oportunidades de beneficios que puede proveer la integración, pueden obtenerse si las reglas del TLCAN son simplificadas de forma que más exportadores puedan tomar ventaja de los beneficios que pertenecen al acuerdo comercial”, destacó Carstens.
"México -indicó- tiene la voluntad de trabajar con Estados Unidos y Canadá para construir y extender el TLCAN para beneficio de las partes involucradas”.
Dijo que su país ha estado trabajando duro para mantener un seguro marco macroeconómico y mejorar su estructura microeconómica para volverse más atractivo para la inversión y fomentar la integración económica regional.
“En este sentido, México está comprometido a demostrar que puede ser un socio confiable en la búsqueda de crecimiento y productividad en América del Norte”, expresó.
Al hablar ante una audiencia conformada mayoritariamente por académicos, empresarios y funcionarios públicos, Carstens hizo una larga revisión del TLCAN y aseguró que el acuerdo comercial ha permitido a América del Norte ser una región más competitiva en el mercado global.
Apuntó que los tres países que integran el TLCAN (México, Estados Unidos y Canadá) han logrado a lo largo de los 23 años de vigencia del acuerdo, generar crecimiento económico y obtener importante productividad y eficiencia que ha beneficiado tanto a productores como a consumidores.
Carstens manifestó que el establecimiento del TLCAN transformó la naturaleza de la relación entre México y Estados Unidos, dado que ha representado mucho más que solo esquema de producción, al haber generado cambios regulatorios e institucionales que han promovido una integración económica mas profunda.
Mencionó que el TLCAN ha convertido a sus miembros no solo en socios comerciales, sino que los ha hecho “socios productivos”, al desarrollar e integrar las cadenas de abasto y producción.
“Desde que TLCAN entró en vigor México ha sido la segunda fuente más importante para las importaciones de Estados Unidos y segundo destino más importante para las exportaciones”, subrayó.
Sostuvo que “el TLCAN ha beneficiado a todos sus miembros y los canales por los cuales estas ganancias se han dado son diversos, desde beneficios en productividad y empleo, hasta incremento del acceso a gran variedad de bienes y precios más competitivos en el lado del consumidor”.
Carstens fue uno de los oradores participantes en el primer simposio que realiza el Centro Texas-México Mission Foods, una institución abierta el año pasado en el campus de la Universidad Metodista del Sur para realizar investigaciones sobre las relaciones económicas, políticas y sociales entre México y Texas.
La creación del programa de investigación se hizo posible a través de la donación de un millón de dólares por parte del consorcio “GRUMA-Mission Foods”, una empresa mexicana con alcance global que tiene su sede en Dallas.